Nuestra esencia, lo que somos y lo que nos une.

Para hablar de este tema en particular nos tenemos que transportar a la Colombia de años upa o de 1900, como la queramos llamar, 

donde nuestros arrieros a punta de mula sacaban sus productos para comercializar, 

es así como muchos empresarios comenzaron a formar sus grandes fortunas para liderar,

Sin embargo uno en especial… don Alejandro Angel Londoño nacido en Sonsón Antioquia, visionario, empresario y comerciante, comenzó a abrir los caminos para comercializar nuestro café de Colombia y poco a poco internacionalizar.

Para lograr este objetivo reunió aquellos que con valentía decidieron afrontar este gran desafío de colonizar y sin “peros” decidieron actuar, 

construyendo los caminos por donde el tren iba a pasar, una tarea ardua que sirvió para transportar nuestro café en pergamino a lomo de mula hasta Amagá y desde allí hasta el río Magdalena poder descargar,

donde río arriba lo esperaba nuestro gran océano para comenzar a navegar y así nuestro gran tesoro poder exportar.

Es por este gran tesoro, el que obtenemos de nuestros campesinos, que hemos decidido comenzar a actuar, echando para adelante y comercializar, ya no en pergamino, sino listo para disfrutar.

Por lo anterior y mucho más es nuestra invitación a unirnos cada vez más y al alrededor de un cafecito poder conversar y de esta manera compartir mucho más, entorno a este gran aroma como si estuviéramos en un cafetal.

Somos unos emprendedores, Martha, Cristina, Octavio y Jorge, enamorados del café colombiano, convencidos que tenemos el mejor café del mundo.

Estamos creando una cultura en torno al consumo del café, enfocándonos en nuestra esencia, lo que somos y lo que nos une.

Adquirimos el mejor café en estado pergamino a medianos y pequeños caficultores; seleccionándolo y transformándolo cumpliendo rigurosos controles de calidad, acompañados de expertos en las diferentes etapas (Trilla, tostión y empaque). 

Lo compartimos haciendo una venta con el propósito de darle status al café origen, reflejando el valor, el esfuerzo, tiempo y empeño que le ponen los caficultores para producir un café excepcional reflejado en la calidad y sabor de una taza de café Claroscuro.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?